El 2020 se cumple el quinto aniversario del Acuerdo de París sobre el clima y de la presentación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Estos dos hechos supusieron éxitos históricos que dieron un nuevo impulso en los debates mundiales sobre políticas y aportaron una renovada esperanza para la anhelada transformación radical. Cinco años más tarde, gran parte del entusiasmo y la expectación originales ha desaparecido.

¿Dónde estamos ahora? 2020, el año de la emergencia planetaria

El 2020 se recordará mayoritariamente como el año en que la convergencia de las crisis del clima y la biodiversidad lograron un punto de inflexión y se convirtieron en una devastadora pandemia, la cual ha infectado millones de personas en todo el mundo y ha provocado más de 700.000 muertos, mientras las cifras siguen creciendo [1]1 — Mesa sobre la COVID-19 del Center for Systems Science and Engineering (CSSE) de la Universidad Johns Hopkins. Disponible en línea. .

La emergente crisis de salud mundial es el síntoma de una alteración mucho más profunda y a largo plazo; el sistema socioeconómico actual es el motor subyacente de los retos sociales y ecológicos existentes

La emergente crisis de salud mundial es el síntoma de una alteración mucho más profunda y a largo plazo. La ciencia nos dice que la deforestación, la pérdida de biodiversidad, el tráfico de fauna salvaje y el consumo de carne aumentan el riesgo de pandemia. Casi tres cuartas partes de las enfermedades infecciosas provienen de los animales, lo cual es un efecto spillover de la pérdida de su hábitat natural o de la producción industrial de carne. Nuestros hábitos de consumo generan industrias, minerías y producciones agrícolas que cada vez exigen más recursos. Nos encontramos ante una emergencia planetaria y los riesgos existenciales son reales. El sistema socioeconómico actual es el motor subyacente de los retos sociales y ecológicos existentes, con ataques sobre los sistemas naturales que agravian los límites del bienestar [2]2 — Von Weizsäcker, E. & Wijkman, A. (2018) Come on! Capitalism, Short-termism, Population and the Destruction of the Planet. Nova York, NY: Springer. .

El reto más grande es que los sistemas actuales no justifican los efectos negativos que la extracción, el uso y la disposición de los recursos naturales tienen sobre el bienestar humano. Se prioriza el crecimiento financiero a expensas del resto: los otros indicadores de bienestar, como por ejemplo la salud, la educación y un entorno limpio, se infravaloran o no se valoran lo más mínimo. La COVID-19 y las consecuencias financieras del bloqueo económico han estado terribles y todavía han hecho más evidente que la respuesta global al calentamiento global y la pérdida de biodiversidad ha sido insuficiente. El importe del apoyo financiero que se ha desplegado o prometido para recuperarse de la Covid-19 es enorme en comparación con cualquier esfuerzo relacionado con hacer más sostenible la economía, luchar contra el calentamiento global o parar el declive de los ecosistemas.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Los límites planetarios y los límites del crecimiento

Mantenerse dentro de los límites planetarios es esencial para garantizar un futuro verde, justo y saludable para todos los habitantes de la Tierra. Los programas y las acciones de desarrollo, por muy bienintencionados que sean, no serán sostenibles si no respetamos estos límites y protegemos nuestra biosfera: la Agenda 2030 no es una excepción. Modelos como el “pastel de boda” de los ODS (a continuación) y la “economía donut” ilustran y muestran la interconexión demostrando que las personas y la prosperidad dependen ambas de un planeta saludable [3]3 — El concepto de economía dónut ha sido diseñado por Kate Raworth, economista y integrante del Club de Roma. .

Si se ejecutan correctamente, el Acuerdo de París y los ODS, en esencia, tendrían que ofrecer un plan integral (de desarrollo universal) para las personas y el planeta, con el objetivo de garantizar paz, prosperidad y oportunidades a todo el mundo en un planeta saludable [4]4 — Informe sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2020, página 2.  Disponible en línea. al llegar al 2030. Desde el 2015, se ha hecho algún progreso, pero continúa siendo lento y desigual, tanto respecto a la implementación sobre el terreno como en la distribución de los fondos y las compensaciones. No se está a la altura de la emergencia en cuestión.


El bienestar social y económico global depende de una biosfera sana.
Fuente: J.Lokranz/Azote a Rokström & Sukhdev (2016) y Folke et al. (2016)

A cinco años del inicio del viaje, hemos conseguido aumentar la conciencia, en el ámbito general, de la importancia y la necesidad de un “desarrollo sostenible”, pero todavía nos enfrentamos a una carencia de comprensión profunda sobre las interrelaciones entre nuestros diferentes sistemas y sus implicaciones. Aunque la Agenda 2030 reconoce la existencia de límites planetarios, no identifica los “límites del crecimiento”. Investigaciones anteriores indican que es imposible lograr los ODS dentro de los límites planetarios a través de medios convencionales de desarrollo económico [5]5 — Randers, J., et. al. (2018). «Transformation Is Feasible: How to Achieve the Sustainable Development Goals within Planetary Boundaries» («La transformación es factible: cómo lograr los objetivos de desarrollo sostenible dentro de los límites planetarios»). Stockholm Resilience Centre Report. . El informe Límites del crecimiento, encargado por el Club de Roma el 1972, ahora hace casi 50 años, ha demostrado ser visionario y preciso en muchos aspectos. Resaltaba las tensiones inherentes entre el crecimiento de la población, el desarrollo y la disponibilidad limitada de recursos naturales de agua, energía y alimentos, por lo cual consideraba insostenible el paradigma de crecimiento convencional [6]6 — Meadows D. y Club de Roma (1972). The Limits to Growth: A Report for The Club of Rome’s Project on the Predicament of Mankind (Los límites del crecimiento: informe para el proyecto del Club de Roma sobre la difícil situación de la humanidad). Nova York, NY: Universe Books. . Hoy en día todavía no se ha interiorizado este mensaje. Quizás el hecho que la Agenda 2030 proporcione poca orientación para implementar la anhelada transformación tiene parcialmente la culpa.

Aunque la Agenda 2030 reconoce la existencia de límites planetarios, no identifica los “límites del crecimiento”: es imposible lograr los ODS dentro de los límites planetarios a través de medios convencionales de desarrollo económico

Aún queda mucho camino por recorrer para lograr completamente los objetivos climáticos y los ODS acordados democráticamente por casi todas las naciones ahora hace cinco años. Las emisiones globales siguen aumentando y, cada año que pasa, se amplía la brecha entre dónde estamos y dónde deberíamos estar para lograr nuestras aspiraciones climáticas [7]7 — Informe PNUMA sobre la brecha de emisiones 2019. Disponible en línea. . En Australia, los incendios forestales de 2019 liberaron a la atmósfera 900 millones de toneladas de dióxido de carbono, el equivalente a 2 años de emisiones anuales de todo el país. Este verano, los grandes incendios y las altísimas temperaturas han afectado Siberia, California y la Amazonas y han hecho duplicar los índices de deforestación y de pérdida del pergelisol en comparación con el 2019. A medida que el calentamiento global se acelera, cada vez se crean más ciclos negativos de retroalimentación: las sequías y las olas de calor recurrentes afectan los ecosistemas y los bosques, que ya no pueden captar más carbono, pero liberan todavía más cuando queman. Pronto puede suceder lo mismo con los océanos y los mares: si bien a menudo son considerados las mejores bombas de carbono azul, se están sobrecalentando, lo cual provoca el aumento de los niveles de acidez y el blanqueamiento del coral.

El aumento de la pobreza solo agravia el problema, puesto que los más vulnerables del mundo se encuentran en primera línea de los desastres climáticos, las pérdidas de biodiversidad y las pandemias, tal como hemos visto con claridad con la COVID-19. Según el último informe de Oxfam, las desigualdades socioeconómicas aumentan: los 2.153 multimillonarios del mundo tienen más riqueza que 4.600 millones de personas que representan el 60% de la población mundial [8]8 — Lawson, M., et al. (2020). Time to Care: Unpaid and underpaid care work and the global inequality crisis (Tiempo de cuidados: trabajos de cuidados no remunerados y poco remunerados y la crisis mundial de la desigualdad). Disponible en línea. . Los impactos y las complejidades convergentes del aumento de la desigualdad, combinados con el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, han tomado el mundo por asalto. Mientras el “movimiento de los chalecos amarillos” lucha por una política fiscal más justa, los jóvenes critican los líderes por su carencia de acción sobre el clima. ¿Cómo aseguramos poder responder a las necesidades que tienen muchas personas para sobrevivir a finales de mes y, a la vez, a las preocupaciones que tan claramente ha manifestado la próxima generación sobre el inminente “fin del mundo”?

¿Hacia dónde vamos? Hacia una recuperación verde, saludable y justa para las personas y el planeta

No sabemos como reconstruir las capas de hielo y el hielo marino del Ártico, el ciclo hidrológico, los bosques tropicales, los escollos de coral y todos los otros sistemas de apoyo a la vida de la Tierra. Los puntos de inflexión descritos anteriormente solo son el principio. Si esperamos que la emergencia se manifieste plenamente, simplemente será demasiado tarde para invertir la descomposición de los sistemas humanos y naturales y las crisis sanitarias que habrá provocado [9]9 — Club de Roma y Instituto Potsdam (2020). Planetary Emergency Plan 2.0: Securing a New Deal for People, Nature and Climate (Plan de emergencia planetaria 2.0: garantizar un nuevo acuerdo para las personas, la naturaleza y el clima). Página 12. Disponible en línea. . La forma como los líderes deciden estimular la economía es decisiva para nuestra trayectoria futura. Sin duda, el coste de la inacción es muy superior al presupuesto destinado a la recuperación verde: los escenarios Business As Usual (BAU), las inversiones en combustibles fósiles y el agotamiento de los recursos naturales nos llevarían mucho más allá de nuestros límites planetarios. Ahora tenemos la oportunidad de transformarnos a través del diseño y no a través del desastre, así que hagámoslo. Un futuro estable, resistente y próspero para las personas y el planeta —el futuro más deseable para todo el mundo— todavía está a nuestro alcance.

La forma como los líderes deciden estimular la economía es decisiva para nuestra trayectoria futura: el coste de la inacción es muy superior al presupuesto destinado a la recuperación verde

Aun así, nuestra oportunidad es reducida y el tiempo se acaba. Tenemos que reconocer que se trata de una emergencia planetaria y asegurarnos que establecemos inmediatamente los compromisos y las acciones necesarias para garantizar un planeta saludable para personas saludables y salir de la emergencia. Los próximos 18 meses serán cruciales si queremos doblar la curva, lograr los objetivos establecidos por el Acuerdo de París e impulsar la implementación de los ODS. Los fondos financieros necesarios para apoyar a una recuperación verde, justa y saludable están: a través de 16 grandes economías, los paquetes de estímulos económicos inyectarán aproximadamente 2,2 billones de dólares americanos directamente a sectores que tienen un gran impacto sobre la biosfera [10]10 — Índice de estímulo verde de Vivid Economics 2020. Disponible en línea. .

Sabemos cuáles son las soluciones: invertir en energías renovables en lugar de combustibles fósiles y subsidios nocivos, proteger y restaurar la naturaleza, invertir en reforestación, sistemas alimentarios sostenibles, agricultura regenerativa y agroecología y cambiar hacia una economía más local, circular y de bajas emisiones de carbono. Con la naturaleza como aliada, las soluciones basadas en la naturaleza (SbN) podrían absorber un tercio de los objetivos de emisiones establecidos por el Acuerdo de París. Los manglares, por ejemplo, capturan carbono, protegen las comunidades de los desastres y proporcionan hábitats naturales para los peces y alimentos para las familias. Hay muchos ejemplos positivos que podríamos incluir en una narrativa de esperanza y posibilidades de regeneración de la vida a la Tierra.

Estas soluciones forman parte de un rompecabezas que, cuando lo resolvemos, nos ofrece una imagen más amplia: no podemos permanecer ciegos ante los objetivos individuales y tenemos que dejar de pensar en los dominios políticos como ámbitos compartimentados. Esta también es la idea detrás del “pastel de boda”. El 2015, las Naciones Unidas presentaron los ODS como parte de un sistema integrado que requería un enfoque político horizontal y no vertical. Sin embargo, durante los últimos cinco años, los políticos han trabajado a menudo en estrategias de deforestación, descarbonización o saneamiento sin tener totalmente en cuenta los interconectados entre el clima, la biodiversidad y la salud. Costa Rica podría ser uno de los pocos países que ha desarrollado un nuevo modelo de gobernanza, donde todos los ministros trabajan conjuntamente para los mismos propósitos, la consecución de los ODS y la descarbonización de la economía. Otros gobiernos, como por ejemplo el de Finlandia, han creado una Comisión o un Consejo para los ODS con el fin de avanzar en la Agenda 2030 mediante un planteamiento más intersectorial. Se trata de pequeños, pero significativos, pasos hacia delante.

Los ODS son parte de un sistema integrado que requiere un enfoque político horizontal y no vertical: tenemos que dejar de pensar en los dominios políticos como ámbitos compartimentados

Tenemos que ser realistas en nuestro planteamiento y honestos en nuestras comunicaciones: no todos podemos ganar. Incluso en un escenario de transición justo, ciertas comunidades o regiones se verán más afectadas: intentad vender el mensaje de justicia y esperanza a un minero del carbón que corre el riesgo de perder el trabajo y los medios de subsistencia. Los responsables políticos tienen que estar abiertos a las concesiones mutuas y a las externalidades negativas. Sobre todo, tendríamos que estar preparados para ofrecer un contradiscurso de vías alternativas, incluyendo el acceso a programas de educación y ocupación que fomenten la innovación y el aprendizaje transformadores, como también la recalificación y el reciclaje de trabajadores y jóvenes desplazados, para aumentar la resistencia de las generaciones futuras a los choques económicos, sanitarios y ecológicos post-COVID-19 [11]11 — Club de Roma y Instituto Potsdam (2020). Planetary Emergency Plan 2.0: Securing a New Deal for People, Nature and Climate (Plan de emergencia planetaria 2.0: garantizar un nuevo acuerdo para las personas, la naturaleza y el clima). Página 8. Disponible en línea. .

Al fin y al cabo, la pandemia, aún con sus pérdidas, también ofrece oportunidades sin precedentes: una transformación sistémica de la sociedad y una recuperación positiva para la natura podrían crear 395 millones de puestos de trabajo y proporcionar 10,1 billones de valor económico, empezando por la transformación de estos sistemas: alimentación, uso de la tierra y océanos, como también en torno construido, extractivas y energía [12]12 — Serie de informes sobre economía de la naturaleza del FEM 2020. Disponibles en línea. . Esta transformación tiene que incidir en todos los sectores de la economía y comportar la integración de nuevos indicadores centrados en el bienestar de las personas y del planeta, alejándose de las medidas tradicionales de crecimiento y prosperidad. La seguridad medioambiental, el clima, la salud y la resiliencia social tendrían que convertirse en los nuevos parámetros para medir el éxito de la recuperación, no solo el PIB.

La transformación derivada de la pandemia tiene que incidir en todos los sectores de la economía y comportar la integración de nuevos indicadores centrados en el bienestar de las personas y del planeta, alejándose de las medidas tradicionales de crecimiento y prosperidad

Viendo la respuesta política global a la pandemia, es evidente que los países que más han invertido en servicios públicos, salud, seguridad social y otras redes de seguridad han demostrado ser los más resistentes ante esta crisis. El hecho que la mayoría de estos países estén liderados por mujeres (Alemania, Nueva Zelanda, Islandia, Finlandia, Noruega, Dinamarca, Taiwán) no es casualidad. El liderazgo de estos estados se ha mostrado no solo por la manera como han empezado a integrar los sistemas de ODS según sus estructuras gubernamentales, sino también por la forma en que han gestionado la crisis y han tratado sus comunicaciones con los ciudadanos. Nueva Zelanda, por ejemplo, ha configurado su presupuesto nacional como un “presupuesto del bienestar” y su Primera Ministra ha sido aplaudida por el tratamiento de la crisis y por la claridad en los mensajes que ha emitido en relación con la pandemia sanitaria. En cambio, los países que están sufriendo más con la Covid (sobre todo lo Reino Unido, los Estados Unidos y Brasil) habían desinvertido en infraestructura pública, protección de los ecosistemas y servicios sanitarios antes de la COVID. Estos estados también son los más afectados por sequías e incendios forestales importantes, comunidades desplazadas y pérdidas generalizadas de ingresos, en combinación con un aumento de la violencia interracial, la tensión social y los disturbios civiles.

Cómo llegamos a la nueva situación: aumentar la ambición para responder a la emergencia planetaria, implementar el plan de emergencia planetaria y hacer crecer el movimiento para las personas y el planeta

¿Cuáles son las lecciones que podemos extraer de la respuesta política global a la pandemia de la Covid? ¿Cómo podemos abordar con eficacia las crisis de fondo y diseñar soluciones a corto plazo para cambiar los sistemas a largo plazo y, de este modo, generar resiliencia a los golpes del futuro? ¿Cómo conseguimos una recuperación verde, justa y saludable?

El cambio se está produciendo en todo nuestro entorno. La buena noticia es que un número creciente de líderes y simpatizantes se están uniendo al movimiento de transformación radical y los ciudadanos son cada vez más conscientes de la dependencia intrínseca de los seres humanos respecto a la naturaleza.

El plan de emergencia planetaria versión 2.0 [13]13 — Club de Roma y Instituto Potsdam (2020). Planetary Emergency Plan 2.0: Securing a New Deal for People, Nature and Climate (Plan de emergencia planetaria 2.0: garantizar un nuevo acuerdo para las personas, la naturaleza y el clima). Disponible en línea. , publicado recientemente por el Club de Roma proporciona una brújula para que todas las naciones puedan responder a la actual emergencia planetaria. Cuenta con el apoyo de un número creciente de instituciones de las Naciones Unidas, gobiernos, empresas, grupos de reflexión y organizaciones de la sociedad civil, y de una asociación de emergencia planetaria que ahora está formada por más de 250 grupos de interés.

Como respuesta a la emergencia planetaria, más de 50 países han avalado un nuevo “Compromís para la naturaleza” y han declarado una “emergencia planetaria”, que se anunciará a las Naciones Unidas el 28 de septiembre, dos días antes de la Cumbre sobre la Biodiversidad. Se trata de un número importante de líderes que se unen en una señal política de unión y solidez y que sitúan la natura y las personas al frente de la agenda en el contexto de la recuperación económica y social. Se espera que se unan muchos más para formar una “coalición de voluntarios” y poner de relieve los jefes de estado y los países que están abriendo el camino hacia una recuperación verde, saludable y justa.

Ahora es el momento de asegurarnos que no volvemos a la situación de antes, y que usamos el plan de emergencia planetaria como una verdadera brújula para cambiar la manera como nos comprometemos con nuestro planeta

La Unión Europea ha adoptado recientemente un nuevo acuerdo ecológico y un compromiso masivo de 650.000 millones de euros, de los cuales destinará el 30 % a la agricultura sostenible y la acción climática. Definitivamente, Europa está asumiendo el liderazgo para una recuperación verde y social post-COVID. La cuestión es si los otros estados miembros europeos seguirán adelante con la implementación. El nuevo paquete de estímulos de China, diseñado el 2020, tiene un aspecto muy diferente del que se diseñó el 2008 después de la crisis financiera y también parece que avanza hacia una recuperación verde y social. Aquí la cuestión es si China será capaz de alejarse del desarrollo de centrales eléctricas de carbón. Dicho esto, las empresas y los ciudadanos chinos son cada vez más conscientes de los problemas medioambientales y también posan de su parte para avanzar hacia el que China denomina “una civilización ecológica”. En cuanto a otras economías emergentes, Costa Rica ha avanzado en una dirección similar, mientras la UE y otros países se encuentran en proceso de planificar sus propios paquetes. Pero, a causa del actual impacto económico de la Covid, muchos países en desarrollo siguen confiando en gran parte en la cancelación de la deuda y en nuevos préstamos del FMI y del Banco Mundial para recuperarse.

En todo el mundo hay un movimiento de movilización de abajo hacia arriba que desencadena y complementa la formulación de políticas de arriba abajo. Los líderes empresariales se unen para acelerar la acción por el clima y la biodiversidad. El movimiento climático “Viernes para el futuro”, liderado por Greta Thunberg, se ha abierto hasta las oficinas de los más altos responsables de la toma de decisiones de la UE y ahora empiezan a surgir movimientos similares sobre soluciones basadas en la naturaleza [14]14 — Véase también: Youth for Nature. .

Para concluir, el 2020 todavía no se ha acabado: todavía podemos hacer de este año el inicio de una exitosa “década de acción”. No solo declaramos una emergencia planetaria, sino que también mostramos qué se puede hacer para salir. Ahora es el momento de asegurarnos que no volvemos a la situación de antes y que, de hecho, usamos el plan de emergencia planetaria como una verdadera brújula para cambiar la manera como nos comprometemos y existimos en nuestro planeta. Esta es la prueba y la dificultad más grandes para la humanidad. Una prueba que ya fue predicha hace 50 años por valorados científicos y líderes de pensamiento, pero ignorada y ridiculizada para considerarla poco realista. Le debemos en esta Tierra que denominamos casa afrontar el reto de una relación verdaderamente simbiótica entre las personas y el planeta.

La cocreació, la colaboración radical y las asociaciones son el núcleo de esta relación, puesto que solo podemos tener éxito si trabajamos juntos. Ahora es el momento de abrazar la importancia de la colaboración y la solidaridad entre las naciones, mientras reflexionamos sobre el impacto global de una de las pandemias más grandes de la historia. Es el momento de la transformación y la cocreació de soluciones y liderazgo. Es a través de la acción colectiva nacional, regional y local que los responsables de la toma de decisiones y los ciudadanos pueden avanzar hacia un futuro más brillante.

Propuestas de acción colectiva

A continuación, se presentan algunas sugerencias concretas de acción colectiva con la esperanza que todo el mundo se sume en este momento esencial de transformación:

  1. Se invita las naciones y las comunidades locales a declarar una emergencia planetaria (por ejemplo, mediante una resolución parlamentaria o un decreto del ayuntamiento) y adoptar un plan de emergencia planetaria para aumentar el nivel de ambición y responder a la emergencia; también se invita los gobiernos a aprobar el “Compromís para la natura” que pronto se presentará a las Naciones Unidas justo antes de la Cumbre sobre la Biodiversidad.

  2. Se invita gobiernos, empresas, inversores, universidades, entidades regionales y locales y todas las instituciones que puedan implementar el cambio a adoptar un planteamiento verdaderamente intersectorial y sistémico para transformar profundamente nuestras sociedades basándose en el modelo de economía donut; el progreso en la elaboración de presupuestos y monitorización se puede lograr mediante un nuevo conjunto de indicadores que sitúen el bienestar de las personas y la natura en el centro de nuestros sistemas de valoración.

  3. Centenares de empresas se están inscribiendo al llamamiento a la acción «La natura es cosa de todos» [15]15 — Llamamiento a la acción “La natura es cosa de todos”. Disponible en línea. y la lista completa de firmantes se dio a conocer el 21 de septiembre durante la 75.ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

  4. Se invita todos los líderes y ciudadanos de todos los ámbitos de la vida a trabajar juntos con un espíritu de “colaboración radical” [16]16 — Declaración de la misión sobre el clima y la sostenibilidad. Disponible en línea. y solidaridad, superando los límites tradicionales para acelerar la acción y abordar la emergencia planetaria en un esfuerzo colectivo para avanzar en cambios positivos para las personas y el planeta. Todo el mundo puede acontecer líder hablante y movilizando su comunidad, familia, universidad, empresa y cambiando los hábitos de consumo [17]17 — Véase un ejemplo en TEDxCountdown. .


Las Naciones Unidas han administrado las sociedades durante un periodo de paz sin precedentes mediante la cooperación económica. La Agenda 2030 y el Acuerdo de París son hitos importantes y marcan el tono de que hay que hacer para “emerger de la emergencia” y crear una relación más armónica entre las personas y el planeta.

Nos enfrontamos a un desafío todavía más grande después de la pandemia, y todos tenemos que convertirnos en administradores del futuro y proteger el patrimonio mundial, promoviendo el acceso universal a la alimentación, la energía, el agua y la atención sanitaria para garantizar la resistencia a las futuras crisis y ofrecer prosperidad a todo el mundo. Ahora es el momento de repensar, redistribuir, regenerar; es hora que un restablecimiento global dé forma al futuro que se merecen nuestros hijos.

  • REFERENCIAS

    1 —

    Mesa sobre la COVID-19 del Center for Systems Science and Engineering (CSSE) de la Universidad Johns Hopkins. Disponible en línea.

    2 —

    Von Weizsäcker, E. & Wijkman, A. (2018) Come on! Capitalism, Short-termism, Population and the Destruction of the Planet. Nova York, NY: Springer.

    3 —

    El concepto de economía dónut ha sido diseñado por Kate Raworth, economista y integrante del Club de Roma.

    4 —

    Informe sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2020, página 2.  Disponible en línea.

    5 —

    Randers, J., et. al. (2018). «Transformation Is Feasible: How to Achieve the Sustainable Development Goals within Planetary Boundaries» («La transformación es factible: cómo lograr los objetivos de desarrollo sostenible dentro de los límites planetarios»). Stockholm Resilience Centre Report.

    6 —

    Meadows D. y Club de Roma (1972). The Limits to Growth: A Report for The Club of Rome’s Project on the Predicament of Mankind (Los límites del crecimiento: informe para el proyecto del Club de Roma sobre la difícil situación de la humanidad). Nova York, NY: Universe Books.

    7 —

    Informe PNUMA sobre la brecha de emisiones 2019. Disponible en línea.

    8 —

    Lawson, M., et al. (2020). Time to Care: Unpaid and underpaid care work and the global inequality crisis (Tiempo de cuidados: trabajos de cuidados no remunerados y poco remunerados y la crisis mundial de la desigualdad). Disponible en línea.

    9 —

    Club de Roma y Instituto Potsdam (2020). Planetary Emergency Plan 2.0: Securing a New Deal for People, Nature and Climate (Plan de emergencia planetaria 2.0: garantizar un nuevo acuerdo para las personas, la naturaleza y el clima). Página 12. Disponible en línea.

    10 —

    Índice de estímulo verde de Vivid Economics 2020. Disponible en línea.

    11 —

    Club de Roma y Instituto Potsdam (2020). Planetary Emergency Plan 2.0: Securing a New Deal for People, Nature and Climate (Plan de emergencia planetaria 2.0: garantizar un nuevo acuerdo para las personas, la naturaleza y el clima). Página 8. Disponible en línea.

    12 —

    Serie de informes sobre economía de la naturaleza del FEM 2020. Disponibles en línea.

    13 —

    Club de Roma y Instituto Potsdam (2020). Planetary Emergency Plan 2.0: Securing a New Deal for People, Nature and Climate (Plan de emergencia planetaria 2.0: garantizar un nuevo acuerdo para las personas, la naturaleza y el clima). Disponible en línea.

    14 —

    Véase también: Youth for Nature.

    15 —

    Llamamiento a la acción “La natura es cosa de todos”. Disponible en línea.

    16 —

    Declaración de la misión sobre el clima y la sostenibilidad. Disponible en línea.

    17 —

    Véase un ejemplo en TEDxCountdown.

Sandrine Dixson

Sandrine Dixson-Declève

Sandrine Dixson-Declѐve té més de 30 anys d'experiència en política Europea i internacional i en lideratge de negocis i estratègia amb un enfocament especial en la Unió Europea i el canvi climàtic, el desenvolupament sostenible, el creixement "verd", les solucions energètiques convencionals i sostenibles i les finances sostenibles. Actualment és Co-presidenta del Club de Roma i assessora en diversos àmbits de la Comissió Europea. També forma part de consells assessors (Climate KIC, the European Aluminium i el IEEP) i és membre del Cambridge Institute for Sustainability Leadership (CISL) i Senior Associate a E3G. A més a més, és ambaixadora de la Energy Transition Commission (ETC) i Senior Advisor a Interel i Xynteo, i el 2017 va co-fundar la xarxa Women Enablers Change Agent Network (WECAN).


Elise Buckle

Elise Buckle

Elise Buckle ha trabajado en el campo del desarrollo sostenible y del cambio climático durante 20 años. Es la fundadora y presidenta de Climate & Sustainability, una plataforma de colaboración para "change-makers". Ha asesorado a la ONU en temas de cambio climático y ODS y ha facilitado la Planetary Emergency Partnership. Fue asesora senior de David Nabarro, nombrado por el Secretario General para desarrollar la coalición Nature-Based Solutions liderada por China y Nueva Zelanda en la Cumbre del Clima celebrada en Nueva York el 2019. Ha trabajado para la Climate Action Network International y asesoró al Embajador Khan, Negociador principal de la Presidencia de Fiji en la COP23. Es miembro del ayuntamiento de Nyon, en Suiza y ha publicado dos libros.